10 de julio de 2011

Elecciones

Para poder votar hoy en Buenos Aires, primero tuvimos que hacer una fila en la escuela correspondiente [padre y yo votábamos en la misma], para poder subir las escaleras e ir a las mesas.
Después, otra fila los dos, mientras esperábamos que los boludos se apuraran en votar. A ver, tienen tanto tiempo para decidirse en quien depositar el poroto, es necesario estar 15 minutos adentro del cuarto "oscuro" mirando las boletas??
Esta vez las mesas fueron mixtas, ya no nos dividen como antes en mesas para hombres y mesas para mujeres, lo que claramente aceleraba el proceso. Así que eran un quilombo chino, encima que se tarda una eternidad, había un merengue de gente con cara de culo.

Una mujer en la misma fila que nosotros, se quejaba: "Ahora vamos todos a la misma mesa, qué bardo, por qué será que ya no nos separan?"
Padre responde: "Por los trolos. Yo en realidad me llamo Rosa".

No sé si será por lo que dice Rosa, pero que este año va a ser una cagada electoral en más de un sentido, doy fe.

3 comentarios:

yoquemebusco dijo...

jajaja grande Rosa
Creo que acá nunca se separaron las mesas entre hombres y mujeres, no le veo el sentido ¿por qué es más rápido separados?
¿es como en los baños públicos que las mujeres entran en manada? ¿las dejan entrar de a grupos al cuarto secreto? alapelota che, eso sí que es algo nunca visto...

¡salú!

Lucía

Oscar Wild dijo...

Che, ¿y dónde votan los travestis?

Silvi dijo...

sep... una cagada electoral en el sentido que se vuelva elegir a Macri...