16 de enero de 2011

El *no* placer de manejar

Siento un terror supremo al tráfico de la ciudad de buenos aires. No me gusta la locura de la gente, el apuro, el bocinazo. Nada, el horror.
Por ende, jamás quise aprender a manejar, a pesar de tener un auto que los fines de semana se ríe en solitario en el garage de mi casa.
Cuestión que, finalmente, me decidí a fines del año pasado a tomar un curso de manejo, luego de masticarme repetidas insistencias de parte de varios conocidos, acompañadas de sermones tales como "cuanto más viejo uno se pone, es más difícil aprender" (no sé por qué uno tiene que tener registro sí o sí antes de los 20, si no la gente se horroriza cuando decís que no sabés manejar). A esto le sumo que, más de una vez, en momentos en que necesité que algún alma caritativa me lleve/traiga en auto por X urgente motivo, esas almas caritativas no existieron (no existieron como tales, sí como cerdos malolientes egoístas y soretes de autos estacionados como adornos).
Así que un día dije basta, y me animé. Y llamé a la autoescuela. Y reservé un paquete de 10 clases.
Los nervios no me dejaban vivir. Era un suplicio tener que ir hasta ahí (les recuerdo mi terror a la calle).
Para seguir con la mala racha, mi instructor me cayó mal desde el primer día. Típico langa, que boludea sin parar con el reputo maldito telefonito. Yo le decía que quería aprender a sacar bien el auto antes que ir a enfrentarme al tránsito de autos apurados y colectivos, pero no, el señor hacía lo que se le cantaba. Asqueroso, sobrador.
Volvía a mi casa con cada vez menos ganas de seguir yendo al curso con el orate ese.
Pero como soy una previsora (?), había pagado solamente la mitad del curso, y decidí ir a terminarlo a otra autoescuela de las cercanías. Sí, tomá para vos, instructor de la desgracia.
En el día de la quinta clase, me dirigí con la frente en alto, el rostro moldeado por la seguridad, el dedo índice elevado listo para escupir un "NO TE BANCO GILASTRÚN, ME VOY A OTRO LADO". La felicidad, la tranquilidad de saber que en pocos instantes no vería más al amargo ese ya me embargaban.
Pasos lentos y certeros, mientras disfrutaba el llegar sabiendo lo que seguía.
Llegando a destino.
¿Oia? ¿La reja baja?
Cerrado.
No sólo cerrado, "cerrado por duelo".
La cantidad de felicidad que profesaba muta en un pequeño cúmulo de culpa. "¿Lo habré matado al hijo de puta pobre hombre con el pensamiento?"
Con un poco de carga negativa encima vuelvo a casa. Instantáneamente me doy cuenta de que había safado de dar la cara, y podía, cual rata de alcantarilla, irme ya a la otra autoescuela, total a mi nadie me avisó que cerraban (más de uno me dijo "no te van a llamar a vos a avisarte que hay un muerto y pedirte disculpas por perder la clase" pero para mi era suficiente excusa para borrarme).
Pasada una semana, casualmente paso por el lugar. "Cerrado por duelo". Ya me estaba pareciendo extraño. A los pocos días, lo mismo... pero logré avistar a unas amables señoras chusmeando en la puerta del lugar, quienes me facilitaron la siguiente información, corroborada luego vía internet:



Y ese señor de poca paciencia hacia su esposa, era mi instructor de manejo.
Más que "cerrado por duelo", le hubiera puesto "cerrado por forro".
Y yo, sin tener que decirle nada a nadie, procedo a ir a otra autoescuela, donde espero no toparme con ningún asesino o ente de dudosa procedencia.

15 comentarios:

JuanM dijo...

Nooooo, que zarpado!!!
Ya no se puede ir tranquilo a tomar clases de manejo (?)

Hablando en serio, menos mal que estás viva. Increíble lo que pasó...

Saludos

coNs Oroza dijo...

DDDDD: THE FUCK?

¨ce_ dijo...

Bardero profe.
Morite de risa, pero yo también estoy aprendiendo a manejar ahora xD

Mr. Popo dijo...

JO! Mirá si el tipo se tomaba un día más para hacer eso...
Andá a saber como te hubiera ido diciéndole gilastrún :O

Todo esto es muy "Happy go lucky"...

Zoquett dijo...

Jajajaja, la verdad, menos mal que no le dije nada al final :P.
Ya veo que me terminaba pegando un balazo a mi si le decía que dejara de jugar con el teléfono mientras me enseñaba :/

Ce! Bater también está aprendiendo a manejar ahora, si no leí mal. Vamos a salir a revolucionar las calles en pocos meses, jaaaaaaaaa.

Hugo dijo...

Nuuuuuuuuuuuuuuuu, qué loco, decí que no llegaste a bardearlo.

Es increíble cómo pueden llegar a sorprendernos las reacciones de las personas que apenas conocemos.

Hermana de SDU-7 dijo...

¡UHuHuHHuHUHUHUhUhuHHUHUhuhuhuhuhh, historia para los nietos!

Y fijáte que todos salieron ganando (????).

Bueno, no, soy una insensible, adssafdsagfsh.

Paula dijo...

Boluuuuuuuuda!! jajajajajajja!! De la que zafaste!! Pero el chango un tipo celoso full full? Mirá si a la que estaba embromando con el telefonito era a la jermu!!!

Vengo teniendo suerte, a mí me tienen tanta paciencia arriba del auto como de peatona. XD
Por el momento, él maneja y yo me encargo de carajear a quienes no respetan los protocolos de la calle. O sea que me la paso puteando casi el 90% del rato... pero como catarsis está buenísimo.

MaRiaN dijo...

Nahhh !!! posta ???!!!!
jajajajaja por un pelo de rana calva soqueta!!!!!!!

mi frustración es no saber manejar..
me averguenza.. y me da bronca.

Lucεяo™ dijo...

WTF!!! Que depresion... xDD Tu instructor, tenía un problema...Yo tengo 13 años, asi que manejar no está en mi lista de prioridades. No sé. Me gusta tu blog, SÍGUEME O EL POLLO MUERE (?), no no es cierto.

Dr. J dijo...

Nada que ver con el post. Solo quisiera que voten en el sigiente link. Quedan 3 días.

http://jackeldespotricador.blogspot.com/2011/01/el-sorete-del-ano-2010-votacion-final.html

Gracias!

Dr. J dijo...

Tititi... What the fuuuck
BOOOOOOOOOMMMMMMMMMM!

(efecto de sonido "WTF boom")

Saludos!

Anónimo dijo...

Conozco la historia, el reverendo HDP de Luisito. Le daba clases a mi jermu, se la queria levantar y la piba no aprendia un carajo. Muy inteligente de tu parte el rajarte a otra escuela. Otro dato: el tipo llevaba SIEMPRE el chumbo con el. Mientras se hacia el langa, andaba armado. Otro más: adicto a la merca, y a todo lo que se te ocurra. Puf.

Anónimo dijo...

uhUhUHUH!!! Menos mal que no fuistes a bajarle los dientes al chango, cosa que yo hubiese hecho por querer levantarse a tu jermu, mirà si te caga a tiros y ensima se quedaba con tu mujer juaajjj o peor si se le resistia hacia 2X1. Despues de eso tu jermu no querrà tocar un auto mas bOMMMMM!!!

Zoquett dijo...

Al anónimo que conoce a Luisito, sí, me comentaron estos días que era super merquero. En el gimnasio donde voy, había una alumna de pilates que se acostaba con él (obvio, dos mete cuernos), y hay varias historias dando vuelta del muchacho. Me di cuenta que era langa, y bueno después de ver esta noticia no me sorprende lo que decís del chumbo, je.
Un desastre el tipo!