25 de septiembre de 2009

La sociedad loca

Estos días estuve notando que al gimnasio donde estoy yendo, van cada vez más nenes chiquitos [7, 8 años]. Primero eran los que los padres se llevan mientras hacen las clases, bien de que no tienen donde dejarlos. Pero luego he visto chicos, no sólo haciendo las clases [Que no son solamente de gimnasia localizada, hay de mucha fuerza también] sino también en los aparatos de aeróbica y de peso.
Desde mi punto de vista, suena lógico que si tenés un hijo con notables problemas de peso ya en corta edad, busques la forma de ayudarlo a mejorar eso e incluso a sentirse mejor consigo mismo. Muchos padres no hacen nada y el nene llega a la pre-pubertad con menos autoestima que pelos en el culete... Pero yo los que estoy viendo son nenes que tienen menos carne que pata de pollo, lo cual me impresionó un poco. Sobre todo verlos que ni siquiera llegan a pedalear en la bicicleta, de lo cortitos que son.

Lo primero que se me ocurrió pensar fue que es una buena forma de sacarse al nene de encima para algunos, sobre todo teniendo en cuenta que en este gimnasio en particular hace poquito le agregaron una pequeña pantalla LCD con televisión por cable a cada aparato; lo que hace que hacer cinta o bicicleta sea realmente entretenido. Entonces claro, mandar al nene ahí resultaría cómodo. Pero después, charlando con una amiga, me di cuenta que no es tanto el problema de si está bien o mal mandar al nene a un gimnasio [Donde lamentablemente es muy posible que los que lo atienden no sean profesores de educación física con los mejores conocimientos del tema], sino de que esperar que el nene se fortalezca y haga ejercicio en la calle es lo utópico.

Cuando eramos pequeños, salir a correr, a saltar la soga, a jugar a la pelota...eran cosas comunes de todos los días; y mamá y papá no tenían por qué tener miedo de que pasaramos el día en la calle. Podíamos ir y hacer la nuestra, en la vereda o en la plaza, sin ninguna preocupación más que no rompernos la rodilla o no arruinar la ropa.
¿Y hoy?. Esas cosas no se pueden pensar hoy. La verdad es que uno no siente seguro que el nene salga a andar en bicicleta sólo, o que vuelva tarde de jugar a la pelota un poco lejos de casa. No es que hay que vivir pensando que algo puede salir mal o que algo nos puede pasar, pero hasta a mi me da miedo cuando mi viejo sale a ver un trabajo X y tarda horas en volver.

Viendolo de esa forma, entendí que tal vez un gimnasio sea la única forma de que el nene esté ejercitándose, y sobre todo, que esté seguro. Y hasta encontré en internet que hay lugares especializados para niños.
Cada vez más cosas que eran tan nuestras, dejan de serlo.
A mi particularmente, me da mucha pena que las cosas tengan que ser así hoy en día. Cuando salir a aventurarse por la vida bajo el sol, era lo mejor que se podía hacer. Y uno era feliz.

3 comentarios:

unServidor dijo...

Por ahí son los hijos del paseador de perros que pusiste el viernes pasado...

Maximus dijo...

Que raro. Igual, a pesar de como se siente uno como padre, que se psicopatea con la inseguridad (a veces más de lo debido) no sé si me gustaría que mi hijo vaya al gimnasio. De hecho, prefiero que salga en bici (de todos modos, voy al lado de él...corriendo! XD) y donde vivo hay cerquita dos centros aeróbicos municipales muy lindos, que dan para pasear en bici, correr y patear un rato. Aclaro, vivo en Claypole (aunque el de Rafael Calzada es más lindo).
Prefiero que de más grande se vaya al gym. Creo, de todos modos, que la actividad física al aire libre les sienta mejor. Y lo dice alguien que va al gimnasio y tb sale a correr.

Zoquett dijo...

Desde ya, yo si tuviera hijos no los mandaría al gimnasio. Preferiria mil veces un contacto con lo natural, que se embarre, se ensucie, se le rompan las rodillas de los pantalones y haya que usar "pitucones"...jajaja.
Pero bueno, se ve que hay gente más drástica. De todos modos, no criaría un hijo en esta ciudad particularmente (capital federal). Me da cada vez más asco a mi esta ciudad, su mugre, lo poco que hace la gente que debería hacer por nosotros y por mejorar la calidad de vida...así que bueno, espero tener una oportunidad para pegarme una escapada terrible xD.
Viva Claypole cabrones!