15 de marzo de 2011

Inka

Perú es sin dudas un país increíble.

Si bien mi viaje fue solamente de una semana, tiempo que no fue suficiente para conocer lo más lindo del lugar, hay que decir que fueron 7 días espectaculares.
Todo estuvo fantástico. La gente, sumamente amigable y con una sonrisa en el rostro en todo momento. El clima ayudó muchísimo, a pesar de que viajé en temporada de lluvias (En Perú llueve de noviembre a marzo), tuve unos días que eran realmente harrrmosos. ¡Encima hacía frío! Lo que para mi suma MUCHOS puntos, nada más lindo que escaparse del calor de la ciudad de Buenos Aires. Los paisajes, uno más lindo que el otro. La comida riquísima, con unas verduras que nunca he visto acá en nuestro país, de una calidad difícil de igualar. ¿Y Machu Picchu? Sin palabras. Hasta ahora, lo más lindo que vi en mi vida.

Hay mucho para ver, mucho para conocer. Para los amantes de la historia de nuestros antepasados americanos, que como yo por ejemplo se emocionaban al leer sobre el Machu Picchu en los libros de historia, estar viendo esas cosas es mágico. Porque es muy distinto leer y ver fotos sobre un lugar, que estar ahí en ese mismo lugar presenciando esas obras de ingeniería, arquitectura, astronomía, etc. Ver en vivo los restos de lo que fue, sin dudas, una cultura sumamente inteligente, preocupada por el ambiente, que supo aprovechar al máximo los recursos que la madre naturaleza les brindó, que construían sus hogares ya preparados para posibles desastres naturales (son zonas sísmicas), con unos canales de aguas subterráneos impecables. Todo lo que vi logró que aumentará aún más mi admiración por el pueblo Inka.

Tenemos, sin dudas, un continente riquísimo en cuanto a historia. No tendremos castillos ni fortificaciones palaciegas, pero no tenemos nada que envidiar al continente vecino.

Dejo algunas fotos del viaje, y añado la ciudad de Cuzco como una de las visitas primordiales en la vida de todo amante de Sudamérica. Una joyita.


Pequeño y alegre purrete, recorriendo callecitas en Ollantaytambo.

La imponente ciudad de Machu Picchu. Los españoles jamás llegaron, y por eso se conserva así, intacta. Aunque el yanqui que la descubrió se hizo el dolobu y las 40000 piezas de excavación que encontró todavía no las devolvió (este año se cumplen 100 años del descubrimiento de Machu Picchu). Pobre, capaz se olvidó...


Una vista desde la isla de Taquile, sobre el lago Titicaca. Comunidades autóctonas aún habitan esta y las islas flotantes que se encuentran en los alrededores. En esta todavía hablan Quechua, idioma oficial de los Incas.

Fortaleza ceremonial de Sacsayhuaman.

El Koricancha, antiguo templo de Inti, reformado a Convento de Santo Domingo, en Cuzco.

Unas vacaciones que me llenaron de energía.
Tengo los ojos incrustados de paisajes interminables.

Yapa: Dejo un video de un grupo de Perú que hace música andina muy interesante.

3 comentarios:

coNs Oroza dijo...

Hermosas fotos! Que lindo :)

Marian dijo...

Te felicito !!!!
hermoso destino
que lindo disfrutar de tus vacas asi..
hace valer la pena esta vida de esclavo !
me lo voy a agendar..tengo que conocer ese lugar

Paula dijo...

Muenéeeeeeeeesemas!! :D