30 de enero de 2010

Dottor

La medicina no me parece un negocio. La gente que se dedica a la misma, sea de personas o de animales, debería tener bien metido en el cerebro que las personas o los animales no son clientes sino que son pacientes, que hay que atender en cualquier momento que los mismos necesiten.
Me choca salir con mi perra a buscar que algún veterinario se digne a estar abierto un sábado al mediodía, y ella con la pata hecha pelota con una herida.
Me chocó igual el día que casi se me muere y, en mi desesperación, quise ir a ver a un veterinario [profesor de la UBA] que muy suelto de cuerpo me tiró un "ahora estoy almorzando y no puedo, llevala al pasteur".
Si hubiera seguido estudiando veterinaria, tendría al menos un teléfono que alguien me pueda llamar las 24hs, si tiene una urgencia. Me parece una vergüenza que uno tenga que esperar dos días a que se pueda atender X emergencia, o tener que recurrir a lugares de dudosa procedencia.
Lo mismo los médicos, que en ciertos días no atienden.
Entiendo que uno necesite un tiempo libre y un descanso, después de todo uno es humano, pero a veces una emergencia no es para responder "estoy comiendo" y cortar el teléfono. Hay que tener muuucha vocación de servicio para dedicarse a esas cosas, y no ver "números" por doquier.
No digo estar al servicio de un cortecito de dedo todo el día, pero hay situaciones que ameritan estar atento o al menos tener un número donde contactarse por una cosa urgente.
Grrr.

7 comentarios:

Mr. Popo dijo...

Bueno, la gente que dirige eso lugares los ven como un "boliche", y ademas no fian.
Me acuerdo de una vez, cuando estaba haciendo un curso en la facultad de ingenieria, ese dia fue gente del hospital privado de comunidad de aca, de Mar del Plata, de a poco se les fue soltando la lengua, y alla por el final de la charla terminaron lamentandose de tener que atender a los jubilados, por que les quitaban mucho tiempo, recursos y la mar en coche. Lo mas feo era ver que los profesores estaban en total acuerdo con ellos, manga de atorrantes.
Ahora que me hiciste "entrar en calor" hay otra cosa, que no tiene mucho que ver, creo. Con este desastre que paso en Haiti aparecio un grupo de gente a encargar su chico, para adoptar. Por supuesto, haitianito, no? Manga de hijos de puta, que lo unico que quieren es un chico medalla, para mostrar a los demas lo generosos que son, ¿no ven que aca pibes desgraciados no faltan? Pero, claro, no vas a comparar, tener un nene haitiano "garpa" mucho mas, te hace parecer un groso. Hipocritas.
Bueno, perdon, pero se me salio la cadena. Chau, que tu perra se mejore.

Zoquett dijo...

Eso siempre pasa. Y las ves a las modelos en las revistas diciendo que quieren adoptar un Haitianito porque les da lástima, y quedan re bien porque son re buenas personas.
Acá no hace falta ni un tornado ni un tsunami para ver que a todo nuestro alrededor, en nuestra misma tierra, de verdad está lleno de pobreza como vos decís. Lo mismo la pelotuda de la presidenTE, que pone guita para el futbol gratis y así contentar a las masas, pero no lleva medicamentos o educación o ropa o comida NI NADA directamente a todas estas personas que tuvieron la mala suerte de nacer sin una oportunidad de tener un lugar digno donde estar.
Claro, a menos que haya votaciones...ahí hay que comprarse a la gente.

Este mundo está al revés, definitivamente. Todo está muy mal hecho.

LALE dijo...

Y qué le pasó al peyito?

Joaquin dijo...

Hola qué tal? estuve viendo algunas cosas en tu blog. Trabajo con posicionamiendo web y tengo una propuesta de publicidad : 50 euros cada mes por incertar pequeños links de nuestros anunciantes. Son 50 euros mensuales para cada blog que se registre con nosotros.Es compatible con publicidad de google-
Saludos -comunicate-

Zoquett dijo...

LALE encontré con mucha suerte y paciencia bajo el sol, un veterinario que todavía no habia cerrado. Le dio una inyección, me mandó una pomadita, y a esperar que pasa. Por ahora parece que mejora!

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Marian dijo...

Coincido plenamente. A los médicos los tengo asociados con un capítulo de Seinfeld. Muchos se creen pequeños genios que no pueden ser perturbados en sus momentos de ocio, y que tienen el poder de atender o desatender cuando se les de la gana. Mmm! Mejor no empiezo porque me pongo loca.
Me alegro que la perrita esté mejor. Y ojalá que el profesor se haya intoxicado con un pedazo de pollo en mal estado.