9 de abril de 2009

A bit of a rush

Más allá de que es practicamente más que obvio que yo no voy a comprarte nada cuando me vengas a tocar timbre y ofrecerme [Porque soy una miserable y últimamente apenas puedo comprar las cosas que realmente necesito]; sigo sin entender porque vos señor vendedor puerta a puerta tocás timbre y esperás por reloj solamente 30 segundos a que alguien te abra, antes de salir a paso veloz a la casa siguiente.

Lo lamento, yo no nací con un cohete en el culo. ¡Así no van a vender nunca nada!.
Siempre SIEMPRE hacen lo mismo.

1 comentario:

Gamar dijo...

Llevo leyéndote de forma frenética desde hace unos días
Muy buen blog
Saludos desde muy lejos